Se endurece el control de las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV)

Ref. CISS 5640/2021

El régimen fiscal favorable de las sicav estará vinculado no solo a que haya al menos 100 socios como hasta ahora, sino a que cada uno de ellos tenga acciones por valor de al menos 2.500 euros, lo que evitará que el cupo se complete con los denominados "mariachis" o socios con participaciones irrelevantes.

El Boletín Oficial del Estado, del pasado 10 de julio, ha publicado la Ley 11/2021, de 9 de julio, de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal después de haber culminado con éxito su tramitación parlamentaria. La aprobación de esta nueva Ley se enmarca en la estrategia del Gobierno para modernizar el sistema tributario español y adaptarlo a los retos del siglo XXI.

En lo que respecta a las sociedades de inversión de capital variable (sicav), el gobierno señala que, a partir del 1 de enero de 2022, se reforzará su control mediante un requisito de inversión mínima de 2.500 euros, o de 12.500 euros en el caso de una sociedad por compartimentos, para los socios que, como mínimo, tienen que ser 100.

Este número mínimo de accionistas ha de permanecer al menos las tres cuartas partes del período impositivo.

Realmente sabe ¿lo qué es una SICAV?

Una SICAV es un tipo de Sociedad Anónima que se rige por la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de Inversión Colectiva, y que se crea con el objetivo de gestionar la adquisición o compra, custodia, disfrute, administración, y venta de valores mobiliarios (acciones…), o cualquier otro activo financiero.

Mal uso: Instrumentos de inversión individual

Aunque han sido diseñadas para la inversión colectiva en activos mobiliarios, con múltiples partícipes, a través de artimañas legales se han llegado a convertir en instrumentos de inversión individual.

Hasta la fecha, el único requisito que existía para disfrutar de sus ventajas fiscales (1% IS) era un capital mínimo de 2,4 millones de euros y 100 partícipes, sin exigirse a cada uno de ellos una inversión mínima. Por ello la mayoría de estos tipos sociales se han convertido en una “vía legal para pagar menos impuestos”

Imaginemos una SICAV que se constituye por 2,4 millones de euros divididos en acciones de 10 euros El propietario “real”, se queda con 2.399.010 euros y los otros 990 euros restantes se dividen entre 99 socios que tienen 1 acción de 10 euros cada uno.

Las nuevas condiciones ponen en el punto de mira a los denominados 'mariachis', pequeños inversores que hacen que una gran fortuna pueda tener dichas sociedades y cumplan con el requisito legal de tener, al menos, 100 accionistas, aunque haya uno que tenga la mayor parte y el resto sean meras participaciones “de paja”.

Régimen transitorio

La nueva ley define también un régimen transitorio para las SICAV que decidan disolverse y liquidarse en el ejercicio 2022, y realicen todos los actos o negocios jurídicos necesarios hasta la cancelación registral de la sociedad, dentro de los seis meses posteriores a ese acuerdo.

Este régimen transitorio permite:

• continuar aplicando el tipo de tributación del 1% en el impuesto sobre sociedades durante los períodos impositivos que concluya hasta la cancelación registral;

• eximir el hecho imponible de la disolución y liquidación de la SICAV, como operación societaria, del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados;

• diferir la tributación de los socios de la SICAV, en su impuesto personal (IRPF, IS o IRNR), por las rentas generadas por la liquidación si reinvierten el total de la cuota de liquidación (efectivo o bienes) en otras instituciones de inversión colectiva financieras españolas;

• no aplicar retención sobre esas rentas, y

• quedar exonerada del impuesto sobre transacciones financieras.

La reinversión de la cuota de liquidación tiene que materializarse dentro de los siete meses siguientes al final del plazo para acordar la disolución con liquidación.

Futuro

El número de sicav ha disminuido paulatinamente desde el máximo de 3.372 registradas al cierre de 2015, de manera que en la actualidad ha desaparecido más de la cuarta parte de las existentes en aquel momento. «En su último informe anual, la Comisión Nacional del Mercado de Valores indicaba que, como viene siendo habitual en los últimos ejercicios y ante la perspectiva del cambio regulatorio que han sufrido, el número de sicav volvió a reducirse tras darse de baja 133 sociedades, por lo que su número se situaba en 2.441 al cierre de 2020 y es muy probable que el número de este tipo de sociedades se reduzca aún más.

Scroll
Scroll